sábado, mayo 22, 2010

Las estaciones de mi vida



Desde mi ventanta veo pasar las estaciones cada año y siempre estoy que te suspiro y extraño, un millón de recuerdos tuyos están junto a mi cama y cuando duermo sueño que aún me amas. La soledad no es tan buena, aún más hoy que tengo el alma atada a tus cadenas y sabes que el atardecer no es tan hermoso si no descansas en mi pecho, sentada entre mis piernas.


¿Sabes? Por veces pienso que el rojo atardecer es un gran corazón como el mío, que fuerte palpita en mi pecho, pero que también al caer la tarde siente frío y de dolor por poquito está sangrando, pues está por tí deshecho. La noche para mí es un gran pañuelo, donde en su oscura tela derramo lágrimas y también envuelvo tristezas, desamor y desconsuelo.


Qué lástima que hoy no pueda verte sonreir, que no pueda verte junto a mí feliz, qué pena más grande la que siento, me duele no compartir contigo la cama y un millón de hermosos sentimientos, pero Dios sabe del porqué hoy no tengo de tus caricias ni de tus dulces besos, pero no importa, aunque de la vida y de este monótono cuarto me sienta víctima, me sienta preso, mañana... mañana no serás más que un recuerdo...


Un hermoso recuerdo de lo que pudo haber sido un amor inmenso, eterno... mientras, ahora, dentro de estas cuatro paredes, déjame seguir pensando en tí, en lo que pudo haber sido y no fue... es increible amar tanto y no llevar en el alma la sonrisa de ese amor... es increible amar tanto y no tener a mi lado a quien le entrego cada gota de mis lágrimas y cada latido de mi
corazón.

Alexander Valencia
Derechos reservados

De amor y besos





Se cobija blanco cuerpo entre sábanas,
sus manos entre sus piernas enredadas.
La luz de la luna iluminando las pieles
mientras saborean del amor sus mieles.


Sus senos son dos rosas rojas en capullo
y baja mi mano, tierno suspiro murmullo.
Suspiros entrecortados nacen en su pecho
dos seres amándose en el cálido lecho.


Por la estética espalda van los besos en fila,
besos que bajan hasta donde la rosa destila,
se eriza la piel al contacto de las caricias
manantial de amor y suspiros ¡Qué delicia!


Besos suaves, tiernos, besos de amor mojados,
van de lengua en lengua, idioma de enamorados.
La pasión desatada, multicolores de espuma
una y otra vez dos cuerpos entre la bruma.


Cual montaña que escala se desliza suavemente,
sube y baja, rítmica, suave seductoramente,
enloquece los sentidos, la luna acariciante,
la pasión, el amor, la alcoba yo y mi amante.

Y entonces...

Son cómplices las velas, las frías noches,
trémulos cuerpos del amor haciendo derroches.


Alexander Valencia.
Derechos Reservados






sábado, abril 10, 2010

Este mi extraño sentir









Por veces pienso que fue mejor así... si de esa manera

aunque cuando me trago estas lágrimas, morir quisiera,
esta pena, que por ti ya no sé dónde la llevo incrustada
no me deja dormir vaciló aquí allá sin saber de ti nada.

Lejano esta el sol de mis días, alumbrando otro porvenir

jugándome la vida estoy así tomando esta copa de sufrir
resignación, la mirada aquí allá, un suspiro y ya no estas
tanto tiempo amor, mil primaveras, un invierno y te vas.

El silencio que te invoca, un te amo encerado en mi boca

la noche que te mira y te arropa, es la misma que me toca
hasta lo profundo de esta mi alma, triste sola, enamorada
que esta herida, de tus manos y corazón fue abandonada.

Que más da si te digo o no te digo, este mi extraño sentir

si no esta el refugio de tus brazos, regresándome el vivir,
yo sé que por mi nada sientes, yo sé de ti, lo indiferente,
a pesar de todo aun seguirá fluyendo agua de esta fuente.

A pesar de todo amor...

el amor... de esto nada entiende.



Alexander Valencia


Autor





Followers